Brevet #3: 400km en 26 horas o menos.

By 12/04/2018Blog

Un paso más cerca de París - Brest - París.

Desde antes, por mis recorridos en moto y cuatri, sabía el clima que podría esperar en este recorrido. Sabía muy bien el tipo de terreno… lo que pasa es que en el carro o en la moto o en lo que sea, la tierra es plana, en bici no.

Teníamos por delante la tarea de completar el tercer brevet camino a París – Brest – París 2019, teníamos la tarea de hacer 400km en un plazo no mayor de 26 horas y adicional a esto, había unos puntos de control (Alto bonito, Doradal, Cruce de Puerto Berrío, Puerto Parra) a los que teníamos que llegar a una hora determinada como máximo. Sabíamos que era de todos, el brevet más difícil ya que es en el que menos tiempo hay para completar y descansar.

en el carro o en la moto o en lo que sea, la tierra es plana, en bici no

El recorrido comenzaría al medio día del miércoles de semana santa, ese día comenzó a lloviznar en la salida de Medellín, muchísimo tráfico hasta llegar a la salida a la autopista a Bogotá. Hasta ahí todo muy bien.

El primer ascenso, el alto de la virgen; en ese tramo empezó a llover más fuerte, Alejo había comenzado junto a mí, pero le dije que siguiera a su ritmo (una de las peores cosas que puede uno hacer en estos fondos es cambiar de ritmo) y se fuera con Barbas. A mí me dio duro, me sentía pesado, lento, cansado, las piernas las sentía raras… o ¿estaría en mi cabeza? Cuando terminé, arriba me estaban esperando Alejo y Barbas, hacia rato estaban ahí, un primer arreglo a la bici de Alejo y listo… seguimos camino a Alto bonito.

Este tramo tiene algo, es largo pero rinde, ahí mi bici por ser aero tiene ventajas. Yo había decidido no cambiar de ruedas, dejarles el perfil alto pensando que podría beneficiarme en los tramos “planos” de Puerto Berrío.

Cuando estaba pasando por Marinilla me di cuenta de algo: tenía poco tiempo para llegar al punto de control, posiblemente quedaría fuera de tiempo en el primer punto… la cabeza me comenzó a jugar malos ratos muy temprano, ya la voz del hombro derecho me decía que parara, que llamara al carro, que dejara de ser bobo que para qué hacía esto. Pero mientras peleaba conmigo mismo, llegué… con 20 minutos de sobra.

En ese momento le dije a Alejo y Barbas que ellos fueran a su ritmo, que posiblemente yo quedaría fuera pero igual terminaría, había decidido que aunque no me contara como clasificación igual terminaría la distancia. Ahí de alguna manera me relajé, eso me quitó un peso de encima, me comí dos pandebonos, una gaseosa, me puse la chaqueta y arranquemos a bajar. Seguían 38km bajando hasta Calderas, en este tramo me compuse, retome algo de fuerza mental y creo que en el cuerpo y ¡vamos a terminar!

[nectar_cascading_images image_1_url=»3586″ image_1_offset_x_sign=»+» image_1_offset_x=»0%» image_1_offset_y_sign=»+» image_1_offset_y=»0%» image_1_rotate_sign=»+» image_1_rotate=»none» image_1_animation=»Fade In» image_1_box_shadow=»none» image_2_url=»3587″ image_2_offset_x_sign=»+» image_2_offset_x=»0%» image_2_offset_y_sign=»+» image_2_offset_y=»0%» image_2_rotate_sign=»+» image_2_rotate=»none» image_2_animation=»Fade In» image_2_box_shadow=»none» image_3_url=»3588″ image_3_offset_x_sign=»+» image_3_offset_x=»0%» image_3_offset_y_sign=»+» image_3_offset_y=»0%» image_3_rotate_sign=»+» image_3_rotate=»none» image_3_animation=»Fade In» image_3_box_shadow=»none» image_4_url=»3589″ image_4_offset_x_sign=»+» image_4_offset_x=»0%» image_4_offset_y_sign=»+» image_4_offset_y=»0%» image_4_rotate_sign=»+» image_4_rotate=»none» image_4_animation=»Fade In» image_4_box_shadow=»none»]

Ese primer ascenso después de Calderas no se siente tan duro, son 9,7km que tienen un descanso en la mitad, además conozco bien este pedazo de carretera por lo que me entretenía contando las curvas. Cuando llega uno a unas antenas, vuelve a bajar, 20km bajando que vuelven y arman la cabeza y recuperan las piernas. Llegamos al Samaná… y ese ascenso sí me dolió, duro, muy duro; con tramos de buena inclinación, 10km que en general no bajan del 7%… y aquí ya vamos por los 150km. Tuve que parar un par de veces, una de ellas por que tuve un susto con un camión que pasó muy cerquita y preferí dejar de temblar estando quieto, y la otra ya a punto de terminar que tuve que parar a comprar agua (no puedo recibir nada de la asistencia fuera de puntos de control pero si puedo comprar lo que necesite).

Cuando termina este ascenso, en el alto del pollo creo que se llama, baja uno a Doradal, en un tramo que se me hizo eterno, ya no por tiempo (estaba bien) pero por que tenía hambre y ganas de parar a cambiar de chip, a hablar con alguien de cualquier cosa, llevaba demasiado tiempo escuchando solo mi voz.

Cuando llegué a Doradal, estaba Andrés dormido en un sofá, Alejo no se veía, Polly estaba consiguiéndome la comida… me senté o mejor, me deje caer en el sofá, comí y me acosté unos 30 minutos… después a levantarnos, bañarnos, cambio de uniforme, arreglar bici (ponerle la maleta trasera) y arranquemos que nos coge la noche.

Salimos de Doradal por ahí a las 12:30, camino a la Ruta del Sol y ahí hasta puerto Berrío, en los 96km más largos de mi vida, entre aguaceros y ranas que trataban de cruzar la vía, yo solo pensaba en Frogger; la soledad de esa carretera fue de lo más difícil que he pasado en la bici, por allá en el peaje paré a comerme un sanduche solo para hablar con el pelado que vende tinto, al menos para cambiar de voz, para ver algo diferente que no sea la luz alumbrando el mismo asfalto.

Ya al amanecer me alcanzó el carro, me preguntaron: ¿todo bien? y siguieron hasta el cruce… ver la luz del día alegra el alma, no da energías por que ya casi no hay de eso, pero si le dan ganas a uno de pedalear un poquito más.

Desde el cruce de Berrío comienza el festival del repecho, una carretera de 100km con el asfalto malo y hasta Puerto Parra mojados por una lluvia que no paraba. Desde puerto Parra hasta el final, los últimos 60km fueron un infierno… en ese tramo de carretera no había nada de nada, solo asfalto malo, huecos y camiones… mucho tráfico pero pocos lugares donde comprar algo.

En los últimos 15km me empecé a preocupar, se elevó la temperatura a 35º, el sol comenzó a dolerme en los brazos (no me había puesto mangas por que pensaba que estaría nublado siempre) y el agua comenzaba a escasear, las carmañolas estaban livianas y eso estaba bien, pero mi tanque también… esos últimos kilómetros fueron de pura voluntad, ya había llegado hasta acá, no renunciaría ahora… llegando a una bomba donde por fin pude parar a comprar algo, el carro de asistencia se me puso al lado:

  • ¿Qué necesitas?
  • Agua
  • ¿Te paso?
  • No puedo recibirte nada…

Ahí adelante en la bomba compré tres botellas de agua: 2 para las caramañolas y una para echármela encima, cuando ya estaba por pagar vi unas galletas Festival de Chocolate, me da dos paquetes por favor… eso me ayudó a terminar…

Y nada más, cuando los vi en la bomba siguiente esperándome, no fue nada más, ya no había más pedalazos, ya no me dolía nada, ya estaba como zombie… Terminé 400km y ahora estoy seguro que llegaré a París, que terminaré los 1200km de esa carrera…

Que aprendí:

  • Nunca subestimar el valor de una bolsa de agua en el bolsillo de atrás del jersey.
  • Por primera vez, monté la mayor parte del tiempo sin música, no me molestó, pero creo que podría haber sido mejor con música.
  • La presión de las llantas debo bajarla, en estos fondos 120psi se sienten como ir en una tabla.
  • La preparación estuvo bien, la comida estuvo bien, el plan de ruta estuvo bien… mi cabeza no estaba tan bien, debo trabajarle más a esto.
  • 24 horas solo (con pequeños tramos con Barbas y Alejo) me preparan para los 600km que siguen que son en 39 horas.
  • Los conductores son más educados (pareciera) mientras más lejos estamos de las ciudades.
[nectar_cascading_images image_1_url=»3590″ image_1_offset_x_sign=»+» image_1_offset_x=»0%» image_1_offset_y_sign=»+» image_1_offset_y=»0%» image_1_rotate_sign=»+» image_1_rotate=»none» image_1_animation=»Fade In» image_1_box_shadow=»none» image_2_url=»3591″ image_2_offset_x_sign=»+» image_2_offset_x=»0%» image_2_offset_y_sign=»+» image_2_offset_y=»0%» image_2_rotate_sign=»+» image_2_rotate=»none» image_2_animation=»Fade In» image_2_box_shadow=»none» image_3_url=»3592″ image_3_offset_x_sign=»+» image_3_offset_x=»0%» image_3_offset_y_sign=»+» image_3_offset_y=»0%» image_3_rotate_sign=»+» image_3_rotate=»none» image_3_animation=»Fade In» image_3_box_shadow=»none» image_4_url=»3593″ image_4_offset_x_sign=»+» image_4_offset_x=»0%» image_4_offset_y_sign=»+» image_4_offset_y=»0%» image_4_rotate_sign=»+» image_4_rotate=»none» image_4_animation=»Fade In» image_4_box_shadow=»none»]
[nectar_cascading_images image_1_url=»3594″ image_1_offset_x_sign=»+» image_1_offset_x=»0%» image_1_offset_y_sign=»+» image_1_offset_y=»0%» image_1_rotate_sign=»+» image_1_rotate=»none» image_1_animation=»Fade In» image_1_box_shadow=»none» image_2_url=»3595″ image_2_offset_x_sign=»+» image_2_offset_x=»0%» image_2_offset_y_sign=»+» image_2_offset_y=»0%» image_2_rotate_sign=»+» image_2_rotate=»none» image_2_animation=»Fade In» image_2_box_shadow=»none» image_3_offset_x_sign=»+» image_3_offset_x=»0%» image_3_offset_y_sign=»+» image_3_offset_y=»0%» image_3_rotate_sign=»+» image_3_rotate=»none» image_3_animation=»Fade In» image_3_box_shadow=»none» image_4_offset_x_sign=»+» image_4_offset_x=»0%» image_4_offset_y_sign=»+» image_4_offset_y=»0%» image_4_rotate_sign=»+» image_4_rotate=»none» image_4_animation=»Fade In» image_4_box_shadow=»none»]